22 julio, 2010

Concierto del maestro Lloyd Cole.

Ese humo, que no es de las chimeneas de la Cartuja precisamente....

Kike se reencuentra con amigas que crecieron oyendo al maestro Cole.





Con Álvaro, nuestra mantita y su picnic, felicísima idea!


Rocío, mi nena adoptiva musical.

























Marta, te echaste la foto con él...y yo no!Arghhh!..







Una voz que ni necesitaba acompañamiento de guitarra, por lo limpio de su timbre de voz, su perfecta voz...una noche de luna en cuarto creciente con mis amigos de hace años, con los cuales vivo estos momentos, que son únicos para reencontrarse con gente a quienes nos une el gusto por la música, la música que inexplicablemente tiene un público reducido......anoche estuvimos preparados para que Lloyd Cole nos rompiera el corazón con su magnífico concierto acústico.Pueden pasar los años, pero quien tuvo, musicalmente hablando, también retuvo.

Como decía mi buen amigo Álvaro, hasta para cambiar de guitarra es elegante.

video

3 comentarios:

losmierdas dijo...

que se repita!

la mota de polvo de la primera afoto es de antes o después de que te limpiara la lente?

porque si es después, menuda chapuza la mía, juajua!

Sonu Kumawat dijo...

Eso eso!Más mantitas y bisteles empanaos con fondo musical exquisito!
Por supuesto que la mota es de antes del limpiao a fondo! Ay, qué pava soy!Besos.

Ana Caína dijo...

Qué envidia,
es que esta entrada me huele a césped fresco,y esa canción, esa canción, esa canción.