23 abril, 2013

 Este lago es sanador. Revelador. Mágico.Las energías y las firmes creencias de las gentes que vienen a rezar y hacer ofrendas ( poojas) me lo demuestran.
   Una vez, en septiembre del año pasado, bajé  a él  a echar fotos con mi  Lumix y no  se quiso abrir el objetivo. No entendía el por qué. Pasaron más de cuatro cámaras, Reflex, digitales, etc, y no entendía por qué ninguna funcionaba. Una tenía como un extraño Parkinson en la imagen.. Otra, necesitaba pilas que extrañamente se agotaban al minuto, y tuve que comprar de esas recargables, que me seguían dando el mismo problema. Descubrí las Reflex, una Sony, que me abrió un mundo nuevo de perspectivas. Otra Canon, que no se dejaba manejar. Cuando pude, entonces, la tuve que devolver, con todo el dolor de mi corazón, y seguían dándome problemas cargadores, pilas, imágenes y luz. Conocí a los mejores fotógrafos en la Feria de Camellos de Pushkar,( Rajasthán, India )... . Vinod Verma, Claude Renault, Manuj  Mehta y Rajiv Kumar Solanki. También a Shamim Akhtar, en Delhi, y de nuevo a Jai Makhija, que me sacó en un reportaje en el Rajasthán Patrika, refrescándome la cara en una foto suya  muy simpática, en el mismo lago. No entendía nada. Hasta que un día, tropecé con mi actual  Nikon D3100, en una oferta en un gran almacén. No era la mejor ni la peor, era lo que mi bolsillo podía pagar. Una cámara humilde, de gran potencia que me acompaña siempre, adonde quiera que voy... " Qué te crees, que vas a vivir de la fotografía??" ... "Cuánto has ganado con las fotos que has hecho??" ...."No me gusta la cámara que te has comprado"..., en boca de uno de mis mejores amigos, si no el que más. Es una cuestión de suerte, no hay quien me lo quite de la cabeza. Ni cursos ni nada. Viajo por el mundo y se que todo es fotografiable, pero también es una cuestión de click+ suerte. Es un viejo sueño, que ha permanecido escondido hasta que se ha revelado, en mi interior y en mi vida. De joven, muy joven, con 18 años,  andaba por Florencia ( Italia) con una Voigtlander que revelaba fotos Kodak que con el paso del tiempo se volvían añejas en su color azul....Siempre tuve una maleta donde guardo todas las imágenes que recopilé durante toda una vida. Algunas, impagables, muestran toda una generación, como por ejemplo, las de los 80-90. Sólo sé que disparo, y que me salen estas imágenes que quiero compartir con todo el mundo,  porque creo que merecen la pena...., y que vendo en mi Puesto, en la Plaza del Duque, porque son únicas, preciosas, y porque sé que detrás de esto hay un atma-wishas, una gran autoconfianza en mí misma, que como Aries, sé que voy a superar y engrandecer.. Enjoy!