02 julio, 2010

Baby Dee y las estrellas.











Anoche fui a verla, y es la primera vez que me llevo una manta a un concierto.Me explico: es tan conmovedora, tan melancólica y preciosa su música, que merecía el momento estar tumbada viendo la noche, con su luna, sus estrellas y sus nubes.Tocó el piano la mayoría de las veces, bromeaba con el público entre canción y canción, lástima que sólo usó su magnífica arpa tres veces.Sus sonidos, en un personaje tan peculiar y diferente, suenan medievales cuando hace uso de ella.




Habríamos unas escasas cien personas admirándola, y cómo no, los que van a echar el rato y a no dejar escuchar a los demás semejantes momentos que artistas poco conocidos nos regalan en las noches de Nocturama, el admirable trabajo del sello de Rafa López, Green Ufos, de lo mejor que ha existido por estas tierras.




La foto que me hicieron con ella no está muy bien enfocada que digamos, pero al fín y al cabo, cumplí de nuevo con mi rol de Mocito Feliz indie, jejeje!!!..