08 junio, 2010

Tita Encarna, la tinaja del aceite y su gato.

Con Tita Encarna, 2006.


Tita Encarna, la mujer de mi tío Manolo, es la única hermana de mi padre que aún vive, y quiero lanzar al cyberespacio este sainete que ocurrió hace ya muchos años, es tan cómico,-al menos, para nuestra familia-, que no quiero que se pierda y a la vez deseo compartir con todo el que lea este blog.

Estando durmiendo su hijo, mi primo Joaquín, se despertó de madrugada porque oyó aullar al gato que tenía la familia, así que se puso a llamarlo, "Mini, mini!", hasta que éste bajó y él lo metió calentito en su cama, pero al rato notó algo extraño en el felino y empezó a decirle a mi tía "Omá!!!......yo estoy mojao!!!".....cuando encendieron las luces y destaparon las sábanas, vieron con estupor que el infeliz había caído de lleno en la tinaja de aceite que se guardaba antiguamente en los soberaos, lo que finamente ahora son las buhardillas ó áticos.El animal había bajado toda la escalera empapado y había pringado prácticamente toda la casa, así que lo cogieron y lo empaparon de polvos de talco, con lo cual la cosa empeoró aún más, mi tía contaba que era pa ver la cara de éste de blanco en harina...jajajajajaja!!!!...

Finalmente, cuando todo volvió a la normalidad, a tita Encarna se nos ocurrió preguntarle un día que qué hizo con el aceite donde había caído el pobrecito gato, y ella, sin pensarlo dos veces, respondió con su boquita de petalitos de geranio:" Lo colé tó y no quedó ni un pelito".

Jajajajajajajajajajajajaja!!!!!!!!...
P.D: Carambolas del destino....las vueltas que da el mundo, vivo ahora frente a ella porque me mudé aquí.