25 octubre, 2011

Felíz Diwali!

Mi situación es como la de cualquier trabajador autónomo de este país: desesperada.
  No sé ya  a quien pedirle que me proteja con sus bendiciones, ni siquiera tengo ánimos para estar en mi tienda: mi mundo se tambalea, gracias a los gobiernos, la banca, los americanos empeñados en destrozarnos la vida porque no soportan una moneda que les haga sombra y porque la gente ha querido vivir por encima de sus posibilidades, para mí son tan culpables unos como  otros.
  La codicia del ser humano no tiene límites, ése es el verdadero quid de la cuestión.
  La banca siempre ha hecho lo suyo, engañar y sacar rédito precisamente de lo que otros les dan, y la gente, creyéndose millonarios por un día ha provocado todo este desastre, no hay solución a corto plazo.
   Hemos trabajado y hemos vivido, pero parece ser que eso no basta, hay que estar ahora esclavo del Estado, de los chinos que nos invaden destrozando nuestra red comercial, sacando provecho de un país donde los trabajadores saben muy bien sus derechos, pero no sus obligaciones, de un país donde odiar al que emprende es práctica común, y donde la fiesta prima por encima de todo, ahí han dado con nuestro punto flaco.
   Sirva esta reflexión, -personal, al fín y al cabo-, para pedir un mensaje desesperado a los Dioses, a los dos Dioses de fortuna que esta noche deben favorecer con sus bendiciones a la humanidad, para que en un mundo ciego este festival de luces nos ilumine a todos, y nos guíe, como las velitas que iluminaron a Rama de vuelta a su casa, hecho simbólico que representa el triunfo de la inteligencia sobre la ignorancia, la ignorancia en que todos nos hemos movido a lo largo de estos años atrás.
    OM SHREE GANESHAYA NAMAHA:
    OM SHREE LAKSHMIYAI NAMAHA:


Felíz Diwali!...