17 mayo, 2009

No lo puedo remediar...


Es superior a mis fuerzas: cuando cruzo el puente sobre el Guadiana, mi corazón se expande.
Adoro Portugal.
Atención al detalle: en este hermosísimo país hasta las macetas son prescindibles.