30 mayo, 2010

Adiós, Dennis Hooper, jipi auténtico.



Cada vez quedan menos..........lo ví en esa película que todo jipi de pro, y anhelando una vida distinta a la establecida, quería ver.Fue en el cine Alkázar de Sevilla, aquél donde echaban las películas más raras, -junto con el Cine Club Vida de la calle Trajano-, las que poca gente iba a ver ("Yesssongs", "Zabriskie Point", "Tommy", etc) cuando ví, con 17 años primorosos, a dos melenudos en moto, que tras hacer un trapicheo de droga, recorrían América soportando el desprecio y las miradas que aún existen hoy en día (en mi pueblo, sin ir más lejos) de los que no eran como los demás.

La escena en que un jovencísimo Jack Nicholson movía su brazo de arriba a abajo tras darle a la petaca, ñic-ñic-ñic, o el viaje en tripi con unas chicas en un cementerio son antológicas, pero el final era descocertante.

Carlos Colón, crítico inefable de aquellos tiempos ( y de estos otros también) decía en su crítica en el no menos inefable periódico ABC,-lo recuerdo muy bien-, que ni los melenudos aquellos eran tan buenos ni los americanos eran tan malos.Vete a hacer puñetas, Carlos Colón, y descansa en tu cielo jipi, monstruo de la moto americano.

No hay comentarios: